Decir adiós es también un principio

Decir adiós es también un principio.

Despedirse es una forma de empezar.

Es saber desnudarnos de la piel

y abandonar aquella

falsa felicidad

temblorosa.

Guardaré durante un tiempo

la verdad de tus labios y

el sexo cargado de poesía.

Las dudas posesivas acecharán

a este cuerpo,

pero me iré alejando de ti

despacio

como una luz en el mar

que te atrapa

pero siempre desaparece.

Dejaré que todo ocurra y

que todo pase,

como pasa la lluvia por el cristal

de las ventanas.

Te aseguro

que existe un lugar donde podré

(tal vez podremos)

volver a ser felices.

No sé dónde ni cuándo,

pero la sensación será parecida

a la de ir descalza

pisando la arena de la playa.

Anuncios

BKK station

No necesito recorrer el mundo

para saber que te quiero

aquí

a mi lado.

Da igual Bangkok o Madrid

si echo de menos el olor de tu tabaco,

nuestras hipótesis absurdas

y aquellas miradas desnudas.

Que incluso las peleas me saben

ahora

menos amargas.

La falta de palabras,

la eterna inefabilidad

lo explica todo.

No fue perfecto, pero sí auténtico.

Pocas cosas reales quedan ya

en esta insoportable levedad.

Avísame cuando esos ojos

oscuros

dejen de ser dos agujeros negros.

No necesitas verme recorrer el mundo

para saber que te espero

aquí

allí

en cualquier parte.

No necesito recorrer el mundo

para saberlo.

Londres

Londres se dibuja misterioso

en la pupila de tus ojos

con la fuerza de un agujero negro

que todo lo atrapa.

Londres te busca en los espejos

de los charcos,

en la luz de cualquier escaparate.

Recuerda tu figura de mujer lasciva y caprichosa

perdiéndose entre la niebla.

Después,

vuelves a desvanecerte

igual que la lluvia en el trópico.

Ahora,

te desvaneces

como un espejismo en medio del desierto.

La ciudad me susurra que no eres

ya más

que la arena atrapada en los zapatos

tras un verano en la playa.

No eres

ya más

que la escarcha

a las orillas del Támesis

en un invierno frío.

Cada corazón guarda un secreto.

Cada misterio anhela revelarse.

Cada gota esconde una pizca de ternura.

Cada mirada entre nosotros es un “hoy es siempre todavía”.

Quién sabe…

Quién sabe si tal vez, dentro de unos años, nos volvamos a encontrar caminando por este viejo pueblo,

cada uno inmerso en su mundo,

tan diferente del que vivimos o sentimos ahora.

Tal vez tú ya no tengas tanta prisa por salir corriendo.

Y tal vez yo no necesite darle tantas vueltas a las palabras y por fin me surjan solas.

Podría ser una conversación trivial, sin demasiados aderezos, pero en el fondo sentida. Sin falsedad.

Sé que nuestras sonrisas no serían fingidas.

Tú me confesarías que nunca pudiste dejar el tabaco,

yo reconocería que jamás dejé la manía de morderme las uñas.

Quizá entonces nos arrepentiríamos de cómo hicimos las cosas en el pasado, pero decirlo en voz alta seguiría sin ser nuestro estilo.

Seguiríamos fieles a la decisión tomada y los dos besos volverían a marcar otra despedida.

Quién sabe si sería entonces cuando descubriría que podía seguir viviendo sin ti y que, de hecho, ya me había acostumbrado a hacerlo.

Pero, sin embargo, a pesar de todo, preferiría seguir a tu lado.

Nadie ganará esta guerra

Nadie ganará esta guerra

porque cuando termine

no seremos más que una foto en blanco y negro.

Así que echa de menos lo que se fue si es necesario,

pero no te rompas porque eres más fuerte que las pompas de jabón.

Reinvéntate y, si hace falta, empieza de cero.

Porque a lo mejor a la vida solo hay que pintarle los labios de viernes

para que sonría con más ganas,

para que nos bese mejor y nos impregne de carmín.

A lo mejor la vida nunca nos da la espalda,

pero nos empeñamos en que todo se torne simple y diminuto.

A lo mejor la vida ya te está guiñando un ojo y,

lo único que tienes que hacer, es dejarte seducir por ella.

Nadie ganará esta guerra

porque cuando termine

no seremos más que una foto en blanco y negro.

Así que no luches contra tus recuerdos

y no te quedes a vivir en los silencios si no es conmigo.

Podría decirte

Podría decirte en este poema cuánto vas a echarme de menos a partir de ahora.

Podría explicarte que no habrá cielo suficientemente azul que te consuele.

Podría decirte que quinientas noches no serán suficientes para olvidarme.

Podría decirte que cuando decidas volver, será tarde.

Podría decirte tantas cosas…

Pero no lo haré.

Porque cuando el amor se acaba, no vuelve.

Porque cuando estalla la tormenta, nadie puede detenerla. Y tú fuiste mi sol y mi lluvia, mis días claros y mis días grises.

No habrá canciones que hablen de ti y de mí en un taxi, de madrugada.

Sé que no recibiré tu llamada -con voz arrepentida-. Sé que no podré decirte que ya te he olvidado.

Seguiré siendo este pájaro que revolotea a tus espaldas, esperando que lo mires, acaso un breve instante.

Sé que no pensarás en mí esta noche.

Pero, ¿y si…?

¿Y si lo haces?

No, no nos engañemos. Sé que no. Pero qué bonito es imaginarse que sí tan solo un instante.

Respuestas

Respuestas que llegan sin pedirlas y cortan como el filo de una navaja recién afilada una parte de tu ser, que poco a poco se desvanece.

Respuestas que vienen cuando menos necesitamos oír la verdad y preferimos construir una certeza maquillada con futuros lejanos en mundos ideales.

Respuestas que nos devuelven a la realidad y que, quizá, nos ayuden a tener un mañana más limpio; pero que escuecen en la piel y dejan cicatrices.

Hoy prefiero que no me contestes, que no me digas nada. No quiero más respuestas.