Domingos

Hay domingos

que tienen la banda sonora

más amarga.

Te tumbas en la cama

y sientes cómo el mundo gira.

Y mientras,

tú te quedas quieto

esperando que alguien o algo

te salve de ti mismo.

Los domingos

son un boceto de sombras

que siempre traen un pasado

ingrávido

que va emergiendo.

Anuncios

Huevos sin gallinas…

<<…y recordé aquel viejo chiste, aquel del tipo que va al psiquiatra y le dice: “Doctor, mi hermano está loco, cree que es una gallina”.

Y el doctor responde: “¿Pues por qué no lo mete en un manicomio?” Y el tipo le dice: “Lo haría, pero necesito los huevos”.

Pues eso, más o menos, es lo que pienso sobre las relaciones humanas, ¿saben?, son totalmente irracionales y locas y absurdas, pero supongo que continuamos manteniéndolas porque la mayoría necesitamos los huevos.>> (Annie Hall, 1977)

El mundo de lo caótico y lo ilógico aparece sobre todo cuando hablo de ti,

porque tú existes de un modo diferente a todo lo que he conocido hasta ahora.

Nuestra juventud es un tiempo de absolutos.

La voz en off, tan a lo Hollywood, reaparece incesante…

¿Realmente todo es una ilusión carente de sentido?

No hay respuestas. Las grandes preguntas nunca las han encontrado.

Hasta que la realidad estalle y nos desmorone, aquí estarás,

en esta casa sin cimientos donde vives desde hace tanto.

Y si todo se acelera y nos consume un agujero negro,

recuperaré las partículas más diminutas que puedas imaginar.

Reconstruiré este mundo alternativo,

porque solo necesito cerrar fuerte los ojos.

Si es mi mundo, qué más da que otros lo crean impostado.

¿Qué más da?

Qué más da que al final estemos más cerca de una mentira

que de una verdad abrupta.

Aunque me haga daño. ¿Qué más da?

Ni siquiera te conozco, pero ya te he creado a mi imagen y semejanza.

Retomando la cita anterior, dejo constancia de que no tengo ninguna respuesta con respecto a la irracionalidad de las relaciones y tal vez no la necesitemos siquiera. Las relaciones humanas son caóticas, ilógicas e incluso confusas en algunas ocasiones. Sí, se trata de algo inexplicable, pero que resulta inherente a nuestra condición: nos empeñamos en buscar huevos aunque no sepamos dónde está la gallina, basta con ser capaces de imaginarla. Basta con recordar las palabras de Víctor Borge, pues “la risa es la distancia más corta entre dos personas”.

La conclusión es que no nos cansamos de vivir de ilusiones, aunque a veces un poco de cordura nos recuerde que las cosas no aparecen de la nada. Si necesitamos los huevos, sigamos buscando. Aunque no haya gallinas, cosas más raras se han visto.

Luciérnaga herida

En tus ojos se puede beber la luz del mar

y solo en ellos parezco comprenderme.

Yo, que oscilo entre la luz y la sombra como una luciérnaga herida, solo en ellos me encuentro.

De nuevo, descubro el movimiento que me impulsa a vencer obstáculos infranqueables.

Tú haces que todo sea más tolerable,

más soportable,

más accesible,

más placentero.

Preguntas sin respuesta

Es difícil deshacerse del yo y declararse culpable ante el espejo. Mejor sonreír ante el objetivo de la cámara y esperar que pase la tormenta. Pero, entonces, en la clandestinidad de los amantes que no son ya más que borrosos recuerdos del pasado, apareces tú y me pregunto para qué sirve esta noche oscura, llena de sueños, si estoy sola y mi cuerpo lo componen barrancos de tristeza. Me pregunto para qué sirve tanto orgullo, tanto desconocimiento, tanto no-ser.

Me pregunto tantas cosas, pero tan pocas tienen respuesta…El tiempo se duerme y los segundos desaparecen.

Pinceladas en tu piel

Pongamos parches a nuestras heridas,

dejemos que la vida regenere nuestra piel,

supongamos que el rencor no puede atraparnos

porque somos más rápidos que él.

 

Besémonos esta noche que dibujas con tu risa y

escuchemos una de nuestras canciones,

bailando lento en un bar.

 

Déjame observarte otra vez, despacio,

como se hace con un cuadro de Monet,

buscando en su textura

todos los detalles que dejan sus pinceladas en tu piel.