Simplemente yo


Reflexiva, amante del café y el chocolate, sonriente y defensora de los animales.
Crítica -tal vez demasiado – soñadora y lectora voraz.

De izquierdas, aunque mi color favorito es el azul.

Nerviosa, muy nerviosa y perfeccionista, casi rozando la locura en alguna ocasión.


Si mi vida fuese una novela, podría dar algunos títulos que se acercarían bastante a ella, pero querría escribirla yo misma.


¿Escritora, entonces? Depende qué se entienda por dicho término.


Intuitiva, tímida e indecisa.
A veces vivo en poemas ajenos, en mundos que no son el mío, pero cuando vuelvo a mi casa la siento mi hogar y ya no me cuesta reconocerme en los espejos.


Cariñosa y detallista, aunque algo despistada.
Impulsiva cuando de algunos sentimientos se trata, incontrolable si hablamos de emociones.
Reservada, luchadora y perseverante.


Hecha de contradicciones, demasiadas para plasmar aquí.


Ilusionada por las pequeñas cosas que pasan en el día a día.


Feliz por lo que soy y lo que me define.

Anuncio publicitario

Difuso

Noto cómo me voy volviendo más difusa, menos clara.

Me estoy difuminando como el grafito en la obra del artista.

Me estoy deshilachando y de lo que era no quedan ya más que jirones.

Lo comprendo. La vida no es mansa. Y vivir tiene un precio.

Estoy dispuesta a pagarlo.

Aquí están mis cicatrices.

Pero seguiré sonriente aunque mi silueta se confunda con la lluvia.

Estoy llena de veranos, de canciones, de colores, de poemas, de amaneceres.

Las grietas del otoño o las tardes de domingo no son más que eso.

En todos los finales aparece una ráfaga de viento que arrastra las hojas amarillas y nos desnuda, arrebatándonos una parte del pasado y regalándonos un nuevo comienzo.

Las nubes bailan en el cielo, dibujando formas desconocidas.

Se vuelven pétalos los párpados y el aire se tiñe de colores.

El tiempo que se pierde, ya no se recupera

A falta de cuatro minutos sabes que va a ser el más triste de la historia porque ya no hay vuelta atrás, porque ya no queda nadie que valga la pena. El tiempo que se pierde ya no se recupera. Nunca más volverás a ser quien eres ahora porque el presente siempre pasa rápido, es una especie de relámpago que no espera a nadie pero lo ilumina todo y te ayuda a ver la soledad que te acompaña.

Tienes tan solo un banco en el que sentarte y temblar de frío, sin compañía, sin un abrazo, sin ganas de seguir, pero sigues respirando.

Sigues respirando aunque no quieras porque somos más fuertes de lo que creemos. Todavía te queda un consuelo: cuando ya no tienes nada que perder, el miedo desaparece.

Ya no me queda nada. Ya no tengo miedo.

Locura

El miedo a enloquecer ha vuelto. Abro los ojos a medianoche, tumbada en la cama, y la veo. Está allí, quieta, esperando un momento de debilidad. No miento, la locura me está saludando asomada a la puerta de mi habitación.

No sé cómo ha ocurrido, pero ha entrado, ha venido de nuevo y me sonríe. Yo tengo miedo y cierro los ojos fuerte, muy fuerte, esperando que desaparezca. Pero ya no consigo controlar los pensamientos, la marabunta de emociones se ha desatado y se ha apoderado de mí.

Siento que estoy resbalando a un pozo de pánico que me paraliza y me congela. Me aterra tanto no ser capaz de salir, como permanecer aquí tan solo cinco segundos. Es demasiado tiempo. Soy demasiado cobarde para sobrevivir.

Fragmentos

Me pregunto qué haces aquí, en mi taza del café, en mi tostada con mermelada, en mi restaurante favorito…

Dime por qué sigues en las paredes de cada habitación, en la letra de todas las canciones…

¿Por qué estás aquí si ya te has ido?

¿Por qué entraste si no querías quedarte?

Vuelves una y otra vez al lugar del crimen, como si buscaras encontrar a otro culpable aparte de ti mismo.

No sé por qué es tan complicado dejar que se vaya lo que ya se fue.

No lo sabíamos

Nosotros no lo sabíamos todavía pero ya compartimos un 23 de abril antes de conocernos.

Los dos estábamos allí, en el Pabellón Príncipe Felipe, cantando al unísono Soldadito marinero. Tú pensando en aquella novia francesa y yo despertando de un profundo sueño.

No lo sabíamos todavía. Pero lo sabríamos después.

Tú y yo ya habíamos compartido el mismo aire y la misma tierra antes de que nuestras miradas se cruzaran.

Sin respuestas

Salgo a caminar. La casa me ahoga. Ya no lo siento mi hogar.

Camino y me siento sola. Sola como siempre, intentando encajar en una sociedad que nunca me ha hecho hueco. Entre gente que mira pero no ve. Siento que nadie me ve. ¿Puede ser? ¿De verdad nadie se da cuenta de quién soy? ¿Nadie más ahí fuera encuentra mis miradas?

Sigo caminando, pongo Spotify en el móvil. Coloco los auriculares en mis orejas y me dejo llevar. No tengo rumbo pero sigo caminando porque no me atrevo a parar.

La vida me parece una noria que gira y gira, no cesa en su movimiento, no te espera. Y en ese ciclo circular se repiten siempre los momentos que nos empujan a cometer una y otra vez los mismos errores.

Si quieres pararla, debes saltar.

Yo quiero saltar, pero no me atrevo. ¿Quién se atreve a tirarse de una noria cuando está en el punto más alto?

Lo intento, lo intento… Pero no puedo.

Presencia

¿Alguien más ha visto cómo dibujabas en el aire?

¿Acaso tú puedes sentir todavía las gotas de agua cayendo sobre nuestra piel?

Me pregunto, si aún hoy, llega hasta tu puerta el evocador sonido de la lluvia

o si entiendes cómo me alientan tus palabras en esta tarde oscura.

Tu memoria, que me ampara en medio de esta bruma,

hace que la ausencia se vuelva presencia.