Verosimilitud

Aristóteles nos dejó grandes reflexiones literarias como el concepto de verosimilitud, definido en su Poética del siguiente modo: “no es obra de un poeta el decir lo que ha sucedido, sino qué podría suceder, y lo que es posible según lo que es verosímil o necesario” e incluso añadió que “es preciso preferir lo imposible que es verosímil a lo posible que es increíble”.

Cervantes tomará estas afirmaciones para sustentar su teoría de la verosimilitud, con la que nacerá una de nuestras obras más importantes en la lengua española: El Quijote.

“Hanse de casar las fábulas mentirosas con el entendimiento de los que las leyeren, escribiéndose de suerte que facilitando los imposibles, allanando las grandezas, suspendiendo los ánimos, admitan, suspendan, alborocen y entretengan, de modo que anden a un mismo paso la admiración y la alegría juntas; y todas estas cosas no podrá hacer el que huyere de la verisimilitud y de la imitación, en quien consiste la perfección de lo que se escribe.” (Don Quijote, I)

Anuncios

Viejo escorzo desgastado

Se divertían juntos. Entre ellos había química, complicidad. La vida se resumía en buenos ratos, risas, sexo, besos y caricias. Pero, como era de esperar, no estaban en el mismo punto.

Maldito punto  que resume la vida a un viejo escorzo desgastado.

Como es bien sabido, en toda relación siempre hay uno que siente más. Nadie sabe por qué mierdas pasa eso, pero es así.

Ella no estaba preparada para tener nada serio. Sin embargo, él no podía dejar de mirarla por las noches, imaginando una vida a su lado. Ella, simplemente, dormía. Él soñaba con sus besos.

 Ambos seguían las pautas que desembocaban en la solución de la misma ecuación que, sin palabras,  habían acordado:  nada de llamadas a media noche, nada de te quieros ni de palabras de amor llenas de melancolía. Él no las decía, ella no las esperaba.

 Él sabía que aquello no duraría más de lo que dura un verano. Ella se lo había dicho desde el principio: simplemente no podía querer, no sabía hacerlo. Supo una vez, creo, pero se le olvidó rápido.  Estaba cansada –decía- de promesas sin cumplir, de remordimientos por las noches, de besos que no valen nada. Ahora prefería vivir cada momento, no apegarse a nada ni nadie. Tan solo quería respirar y sentirse viva.

Olor a pólvora

Podríamos decir que entre tú y yo no pasa nada,

que el verano continúa.

Pero el otoño se acerca despacio,

sin hacer apenas ruido,

acortando las tardes, acallando a las cigarras,

silenciando las calles y obligando a los niños a volver a sus casas.

 

Podríamos decir que entre tú y yo no pasa nada,

que el verano continúa.

Pero un silencio súbito se apodera de todo lo que nos rodea,

Sin clemencia,

Sin piedad,

Sin segundas oportunidades.

 

Ahora todo lo cubre un manto espeso:

Aire con olor a pólvora, a incertidumbre.

20160929_194129

Libros olvidados

En ocasiones tratamos a los libros como a las personas, juzgándolos por su apariencia. Los dejamos pasar si no nos atrae la primera impresión.

 

A veces un obstinado o despistado lector deja pasar al libro de su vida, aquel que hubiera destacado en su estantería, posteriormente, entre todos los demás tan solo porque  su portada no era lo suficientemente comercial, porque la tapa estaba un poco desgastada, porque las primeras palabras no fueron demasiado atractivas o porque sus colores eran apagados o demasiado agresivos.

 

Sin embargo, sé que todavía somos muchos los que nos atrevemos a apostar por aquel libro desgastado de segunda mano, lleno de historias desconocidas, con dedicatorias que nos hacen soñar una vida distinta a la nuestra, una vida ajena y desconocida de alguien que tiene algo en común con nosotros aunque él no lo sepa. Recuerda que alguien tuvo ese mismo libro entre las manos y tal vez lo amó o lo detestó. No importa cuál fuera su sentimiento hacia él, sino el viaje que te permite imaginar qué pasó. ¿Acaso no es eso la literatura? ¿Acaso no debe interpretar cada lector, a su modo, cada palabra, cada fragmento, cada oración? Entonces, ¿por qué no soñar y dejarnos llevar también con una simple dedicatoria, con una simple página doblada, con un simple subrayado?

 

No rechacemos, pues, al libro por su ropaje raído. Démosle una oportunidad para que nos cuente qué sucedió.

 

win_20160929_17_41_40_pro

Creacionista

Con estas palabras doy comienzo a mi blog, el cual espero que forme parte de un proyecto que hace tiempo que tengo en mente, un proyecto que no necesite definiciones ni concreciones de ningún tipo, de modo que en él haya lugar para cualquier actividad, para cualquier temática y para cualquier deseo que anhele hacerse realidad.

Mi única pretensión sea, tal vez, en este momento, el desahogo personal, el placer de la escritura y el intento de crear. Simplemente eso: crear.

 

Que el verso sea como una llave

Que abra mil puertas.

Una hoja cae; algo pasa volando;

Cuanto miren los ojos creado sea,

Y el alma del oyente quede temblando.

  Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;

El adjetivo, cuando no da vida, mata.

  Estamos en el ciclo de los nervios.

El músculo cuelga,

Como recuerdo, en los museos;

Mas no por eso tenemos menos fuerza:

El vigor verdadero

Reside en la cabeza.

  Por qué cantáis la rosa, ¡oh Poetas!

Hacedla florecer en el poema ;

Sólo para nosotros

Viven todas las cosas bajo el Sol.

  El Poeta es un pequeño Dios.

(Vicente Huidobro)