Comerse el mundo

Llevaba demasiado tiempo rumbo a la deriva, pero por fin había encontrado algo que le devolvía la música a su vida. Las dudas se iban disipando y la confianza en sí misma ya no estaba tirada en un rincón polvoriento. Decidió despertarse y sonreír, dejar de buscar el amor en cualquier esquina. Hoy iba a ser feliz, iba a ser positiva e iba a comerse el mundo. Hoy iba a ser primavera.

Anuncios

Un comentario sobre “Comerse el mundo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s