Donde no existe

La imagen de la muerte me persigue.

Incluso en la niñez, donde no existe.

He soñado con el momento en que todo acaba,

con la destrucción,

con el fin del cuerpo y del alma.

Pero en vez de seguir durmiendo eternamente, me despierto.

Creo que a veces grito con el sudor recorriendo mi almohada.

Aunque la vida tiene fecha de caducidad

nadie sabe decirnos

ni cómo

ni dónde

ni cuándo.

Piso con cuidado en este mundo lleno de prisas

para que no nos encuentre.

No todavía.

Después de todo, no sé quién soy. A ratos se me olvida.

¿Cuál es el precio de la vida? ¿El de la muerte?

La imagen de la muerte me persigue.

Incluso en la niñez, donde no existe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s